¿Cual uso ahora?

A través del tiempo Marenko ha ido desenvolviendo sus ideas mas caóticas en un arsenal de inventos. Algunos útiles en el día a día, otros… no tanto. Desde la tostadora de helados hasta el láser de protones, sus inventos siempre se han ajustado a las necesidades que surgen cuando intentas viajar en el tiempo.  Partimos (de izquierda a derecha) con un clásico de clásicos; el rayo láser, una efectiva arma para freír a tus enemigos o hacer un rápido asado. La favorita, como le gusta llamarla a Marenko, es una especie de arma sub-sonica, ¿que es un arma sub-sonica? Pues tendrán que preguntárselo al bigote. La ultima de esta columna es una especie de ballesta intracelular, según nos cuenta nuestro viajero amigo, ¿tendrá algo en especial? ¿o será que a Marenko le gusta el aparataje?

Los engranajes de «la moradita» hacen un ruido extraño y preocupante antes de soltar una bocanada de humo y un proyectil de dudosa reputación. En los planos de esta arma hemos descubierto que un principio estaba diseñada para destapar baños, una buena historia debe haber detrás de esto. En la siguiente, los tubos colgantes rebosantes de liquido verde generan un choque de partículas de tal frecuencia que transmuta en un sucedáneo de balas de cañón, el sonido es el mismo al igual que el impacto. Una vez que Marenko no pudo encontrar su cautín, este construyo la excepcional «Thor Xhunder 3000», claramente el resultado no fue lo esperado pero al menos gano un impresionante arma de fuego rápido.

¡Marenko! ¿Puedes podar el árbol de atrás por favor?, fue lo ultimo que le dijo su madre antes de partir en su aventura. Este nunca lo olvido, por lo que cuando tenia algún tiempo libre Marenko construía la herramienta que lo ayudaría en esa tarea. Una sierra creada por ese cerebro no debe la mejor de las ideas pero sucedió y es usada para cualquier cosa menos podar árboles. La siguiente arma nace del enojo. Por un tiempo Marenko fue acosado por un animal que emitía un chillido tan agudo que era casi imposible de percibir, pero se sentía de todos modos, por lo que decidio atacar de la misma forma. Creo este aparato con la intención de emitir ondas sonoras de alta frecuencia para espantar a la causa de su insomnio, pero como ya es costumbre exagero de tal forma que las ondas se convirtieron en un poderoso proyectil. El último accesorio de su arsenal es un lanzallamas súper estilizado. Siempre quiso uno.