Con mucho cariño

Cuando hablábamos sobre la idea de Marenko, se tenía un gran objetivo claro: habrían viajes en el tiempo y un lugar que conectara distintas épocas a través de portales. Marenko ya tenía su bigote y estaba listo para comenzar su aventura, solo faltaba un poco de música que lo acompañara en sus fortuitos infortunios. Con rienda suelta y mi fiel compañero de 25 teclas (te extraño mucho pianito más grande) me propuse lograr una estética sonora trascendente a la época.

Para viajar en el tiempo Marenko utiliza unos portales que se encuentran en lo que nos gusta llamar la «Quantum and Space Super Time Machine for Awesome Adventures» o «QSSTMAA»  para efectos dramáticos. Como ninguno de nosotros pudo decirlo con mas de 2 cervezas en el cuerpo lo acortamos a lo que realmente es; una maquina del tiempo. La canción empieza con un amable arpegiador armonizado con unos espectrales sonidos de fondo. Como un colchón suave pero firme nos acompañan los bajos, entregando el sustento para que lo demás pueda flotar sin remordimientos. Caracterizado por un casi nulo ataque y un largo release, la canción nos sube hasta dejarnos en el aire con el corazón en la mano, para nuevamente recibirnos en su suave colchón. Ese colchón que el tiempo pareciera nunca alcanzar.

Hwga cumple con un solo propósito. Generar la movilidad y aguante para disparar sin parar. Correr y saltar y disparar un poco mas. No importa donde suene, la acción vendrá a ti. Tal vez si me acordara que significa «Hwga» podría darle un poco mas de significado. Que se le va a hacer, a veces recuerdas, otras veces te llevan detenido por no tener un permiso para salir en cuarentena. Cosas de la vida. Vamos a la música; al día siguiente que me dijeron necesitamos una canción de acción, desperté con unos ruidos muy raros en mi cabeza. Sin darle mucha importancia, hice al igual que todos los días mi ritual de ser un corpóreo de inutilidad hasta que me metí a la ducha, donde los ruidos comenzaron a tomar forma. El resto del proceso es confidencial y lo reservo para cuando el vino me obligue a tomar malas decisiones (Se los aseguro va a pasar)

Marenko tuvo una no muy saludable aventura en cierta planta nuclear por 1986 inspirando esta canción. Sadnobil nos transporta a un escenario post desastre nuclear, donde los fantasma de las malas decisiones o la falta de visión nos persiguen como legañas por la mañana.  Tal vez te puedas deshacer de ellas pero volverán a estar ahí cuando despiertes. Esta canción es como una conversación entre dos personas. La primera habla y cuenta su punto de vista. Se nota abatido y cansado, tal vez no logra entender como llegaron al lugar donde se encuentran pero siempre le dijeron que hablando las cosas se resolverían. Recibe respuesta, tal vez no la que buscaba pero respuesta al final cabo. Hay un intercambio de frases y es el turno de la otra persona. Cuenta su lado de la historia, pareciera repetir las palabras pero escucharla de otra boca lo hace totalmente distinto. Vuelve el intercambio como si no fuera a acabar, como si fueras a despertar y es tu turno de contar la historia.

Por esas cosas de la vida Marenko se encuentra en Marte ¿Haciendo que? Tendrás que completar el juego para descubrirlo, por mientras puedes escuchar esta sonora confusión marciana que acompañara a Marenko. La canción empieza muy al estilo lavanda generando una sensación de que algo no esta bien. Esto es acompañado por lo que me gusta llamar la llamada de auxilio, una especie de chirrido desesperado, un grito sin respuesta alguna. Busca ayuda, o quizás solo alguien con quien compartir las tardes de rojizos matices. Es una señal que va perdiendo intensidad para introducirse a una corriente de calma resignación. Es extensa pero sirve para ordenar ideas y decidir caminos. Y el camino de nuestra canción es el de nunca rendirse; la llamada de auxilio vuelve para encontrar lo que sea que busca y seguir acompañando a nuestro querido viajero del tiempo.

Mancha de té nace de cierto encuentro de Marenko con unos robots que intentaban destruir un famosillo transbordador espacial. Entre la emoción del combate y la incertidumbre que genera el infinito vacío fuera de nuestro planeta se encuentra esta loopeable pieza. El misterio del arpegiador crea el contexto para que los demás instrumentos puedan cumplir su cometido sin mirar atrás. El hi hat se encuentra desesperado en su mundo estéreo, intenta de escapar, va de izquierda a derecha buscando como salir de ahí pero no puede, se encuentra encerrado por el reproductor de turno.

Esta canción es lo primero que escuchamos al entrar a Marenko. Perfecta para dejarla en el etéreo menú o para escuchar tirado en el piso con las luces apagadas. Recuerdo que esta fue la primera canción que hice que realmente me gusto después de mucho tiempo de hacer por hacer. Es una sensación muy linda la de ver el resultado y que realmente te sientas a gusto con ello. Creaste un espacio en donde te sientes cómodo y tranquilo. No hay juicios ni finales, solo es. No voy a decir que es la mejor canción del mundo ni que les gustará a todos, pero es una que me hace feliz. ¿El titulo de la canción? Ese queda para mi.