Con mucho cariño

Cuando hablábamos sobre la idea de Marenko, se tenía un gran objetivo claro: habrían viajes en el tiempo y un lugar que conectara distintas épocas a través de portales. Marenko ya tenía su bigote y estaba listo para comenzar su aventura, solo faltaba un poco de música que lo acompañara en sus fortuitos infortunios. Con rienda suelta y mi fiel compañero de 25 teclas (te extraño mucho pianito más grande) me propuse lograr una estética sonora trascendente a la época.

Dw-Tri es lo primero que escuchamos en el menú del juego. Con instrumentos y tonos livianos al oído, invita al jugador a abrir una bolsita del cereal mas colorido que encontremos. Con un quiebre un poquito mas cálido, después del introductorio sintetizador (que por cierto le da el nombre a la canción), agarra la fuerza necesaria para volver con una intención mas cargada de ganas de aventura y saltos.

Mirándome a los ojos me hablaron; quiero velocidad. Susurrándome en los oídos me pidieron; haz que sea drum’n’bass. Pensando en como nunca había escuchado ni una sola canción de ese estilo dije: Voy. Lo primero fue la caja, que suena constante a través de toda la canción, necesito que suene dura y seca, pero que no se pierda en lo monofónico de la vida. El resto de las percusiones vino como si siempre hubieran estado ahí. Atmósfera y dirección fue lo siguiente, lo cual conseguí después de unas buenas horas jugando con mi siempre fiel piano. Con una mezcla entre daft punk y power ranger llega el solo de guitarra diciendo: no se lo que estoy haciendo pero pucha que lo estoy pasando bien, para luego volver a nuestra segura capa de sintetizadores y constante velocidad.